Todo sobre "láser"

La operación de miopía con láser. En qué consiste. La Técnica Lasik

Una operación de miopía con láser, utilizando la técnica Lasik, no es dolorosa ni durante ni después de la intervención, solamente se siente después de la cirugía un ligero escozor y, algunos pacientes sienten una cierta presión en los ojos debido a los aparatos que se utilizan para inmobilizar el ojo mientras de realiza la operación. Con la técnica Lasik, se produce un tipo de energía muy precisa e inocua. La operación de miopía con láser consiste en realidad en cambiar la curvatura de la cornea como si se tratara de pulir una lente de contacto, corrigiendo así el defecto del ojo. Este cambio de curvatura se realiza en el interior de la cornea. De esta forma, se cicatriza muy pronto y el paciente se recupera con facilidad en poco tiempo. Para esta operación de miopía con láser es necesario el internamiento en una clínica especializada. El paciente deberá tumbarse en una cama especial con un reposacabezas que reduce la movilidad. Antes de la operación, se instilan unas gotas de colirio anestésico a fin de reducir las molestias y un antibiótico para prevenir posibles infecciones. Con un instrumento para mantener el ojo abierto durante todo el tiempo de la operación, con el fin de evitar el parpadeo, el cirujano levanta una fina capa de tejido corneal y a continuación aplica el láser en el interior de la cornea, y según las dioptrias a corregir, se cambia la curvatura. Mientras dura esta fase, el paciente tiene que fijar la vista...

La vista cansada se cura con láser

La vista cansada se cura con láser

Vista cansada La vista cansada o presbicia se produce cuando existe un endurecimiento o una pérdida de flexibilidad del cristalino del ojo. Este órgano se encuentra detrás de la pupila, teniendo como función enfocar las imágenes de cerca y de lejos. Con los cambios que se van produciendo con la edad, la capacidad muscular de los músculos del ojo disminuye, dando lugar a una dificultad de acomodación de la visión. Por todo ello, podemos decir que la presbicia o vista cansada no es una patología, sino una condición fisiológica. Esta anomalía visual afecta tanto a hombres como a mujeres, al igual que a las personas miopes, con hipermetropía e incluso a los que nunca necesitaron gafas o lentillas. Se podría decir que se trata de uno de los primeros síntomas de que comenzamos a envejecer, aunque se trate de una persona sana. En el caso de las mujeres, esta afección se suele presentar ya a la edad de entre 35 y 40 años, mientras que en el hombre suele aparecer entre los 40 y 45 años, siempre que se trate de personas que gozan de una vista sana. Cuando la persona es miope, la presbicia suele llegar mucho más tarde, en función al grado de miopía que padezca. Los síntomas más evidentes son que dejamos de poder ver los detalles de cerca y se produce un alejamiento progresivo cuando intentamos leer las letras pequeñas, lo que nos hace alejar cada vez más los brazos para poder leerlas. Otros síntomas...

Continuar llevando gafas o someterse a una intervención

Continuar llevando gafas o someterse a una intervención

  Existen ocasiones en las que una persona con menos de dos dioptrías no necesita gafas durante todo el tiempo del día, solamente suele utilizarlas en un período relativamente pequeño. Dada esta situación, puede pensar que con tan poca anomalía visual, el tener que pasar por una intervención quirúrgica puede resultar una pérdida de tiempo y de dinero. Estos tipos de casos son los que resultan más seguros al ser intervenidos y los que con más rapidez alcanzan una recuperación y un éxito más inmediato, según explican los especialistas médicos. El tema económico es también muy importante. En primer lugar, el coste de la intervención varía en función del tipo de láser que se utilice. Téngase en cuenta que la inversión que supone la compra de un láser de femtosegundo es mayor que la de un láser con microqueratomos, menos sofisticado que el anterior. De todas formas, la diferencia no es del doble y la seguridad, eficacia y precisión del láser de femtosegundo es mucho...