Todo sobre "estrabismo"

Enfermedades de los ojos en los niños

Enfermedades de los ojos en los niños

    En los niños, las enfermedades oculares pueden, además del peligro que en sí representan para sus ojos, suponer un freno importante para el avance en su desarrollo social normal. Esto se ve reflejado en la actitud del niño en la escuela y en el trato hacia las personas de sus entorno, por lo que deben ser tratadas con la máxima antelación posible, en cuanto se detecte alguna anomalía que nos pueda hacer pensar en algún problema visual del niño. En general, las enfermedades que se suelen presentar más comúnmente tienen relación con el enfoque retinal o refractivo, que si no se tratan a tiempo pueden desembocar en otros problemas más importantes de visión. Existen ciertos referentes de alerta, generalmente ligados al comportamiento infantil, que nos pueden hacer ver que algo no va bien en este sentido. Por ejemplo, cuando el niño se sienta demasiado cerca de la televisión, o cuando el niño tiene dolores frecuentes de cabeza cuando ha estado leyendo o estudiando. Otros signos de alerta importantes podrían ser cuando el niño entrecierra los ojos para ver de lejos o pestañea más de lo normal, o bien se frota muy a menudo los ojos. Incluso algunos llegan a cerrar un ojo o se lo tapa para poder ver mejor. Vamos a exponer brevemente algunas de las enfermedades visuales más frecuentes que pueden presentarse a los niños. Miopía: La miopía es una alteración visual por la que las cosas cercanas las vemos bien pero no las lejanas,...

El bajo rendimiento escolar y los problemas oculares en los niños

El bajo rendimiento escolar y los problemas oculares en los niños

Es muy importante tener en cuenta que el rendimiento escolar y el desarollo personal de los niños está directamente ralacionado con una evolución correcta de la visión. Si el niño padece problemas de visión, posiblemente no prestará la debida atención en clase e intentará evitar realizar sus tareas escolares, teniendo como resultado una bajada en las notas, que pueden tener repercusiones múltiples. Es lógico que si un niño no ve bien no podrá aprender con la misma velocidad que el resto de sus compañeros, lo que puede crear complejos y sensación de menor inteligencia que los demás; además, puede ir creando poco a poco un rechazo escolar que ocasionará conductas negativas para todo lo que suponga tener que ir al colegio. Los padres y educadores deberían prestar atención a ciertos referentes que demuestran que un niño puede tener problemas visuales. Por ejemplo, en los casos de los niños que se acercan demasiado para leer, aunque podría tratarse simplemente de un problema de postura, también podría denotar un problema de miopía, ya que las personas miopes se acercan demasiado los objetos con el fin de poderlos ver bien. Por otro lado, si el niño da muestras de cansancio o dice tener dolores de cabeza, es posible que se trate de una hipermetropía que se debe corregir. Los antecedentes familiares son importantes en estos casos, por lo que si los problemas visuales son comunes en general en una familia, es fácil que el niño tenga un propensión natural a sufrir de...